días, horas, minutos, segundos...

El paso del tiempo aquí es implacable. Lo miro taciturno, un segundo a la vez, pero no pienso en él, sino en el día en que ya no estará.


Bono